Las 5 mejores calculadoras gráficas -【Guía de Compra 2020】

Las 5 mejores calculadoras gráficas

¿Para qué sirve una calculadora gráfica?

Las calculadoras gráficas existen desde hace muchos años, ya que los primeros modelos se comercializaron en el decenio de 1980 y han seguido evolucionando año tras año desde entonces. A pesar de ello, su popularidad ha aumentado exponencialmente desde 2017 , cuando el MIUR , el Ministerio de Educación, Universidad e Investigación, ha aprobado su uso durante los exámenes de madurez , siempre y cuando éstos no sean con capacidades de cálculo simbólico (CAS, que veremos específicamente en los siguientes párrafos). Esto ha permitido a los estudiantes utilizar una herramienta mucho más compleja y útil que las calculadoras científicas, que son ampliamente utilizadas tanto porque son mucho más baratas que las calculadoras gráficas como porque han sido aceptadas durante más tiempo para los exámenes ministeriales.

A diferencia de las calculadoras científicas, las calculadoras gráficas son capaces de realizar un mayor número de funciones, que van desde cálculos numéricos, matriciales, estadísticos y financieros hasta ecuaciones de hasta sexto grado, pasando por la representación de funciones 2D o incluso 3D. Además, las calculadoras gráficas están equipadas con un procesador y son programables, por lo que representan una herramienta similar a una pequeña computadora de mano, aunque obviamente sin todas las características que actualmente están equipadas con tabletas o teléfonos inteligentes. Este elemento es en realidad una gran ventaja, ya que asegura su uso exclusivo para el estudio y evita fáciles distracciones para el usuario.

RebajasNuestro favorito número 1
Casio FX-CG50 - Calculadora Gráfica, Pantalla a Color Alta Resolución, Color Negro
  • Conversión de euros, Cálculo de impuestos, Cálculo de ganancias y Selector decimal
  • Re-Print-Function, Función de impresión posterior, Cálculo de porcentaje profesional y Cálculo del porcentaje de Delta
  • Llave Triple-Zero, 4 memoria clave, Grand Total Memory y Selector de redondeo F, cortar, arriba, 5/4
Nuestro favorito número 2
CASIO FX-9750GII - Calculadora gráfica, 21.3 x 87.5 x 180.5 mm, azul / gris
442 Opiniones
CASIO FX-9750GII - Calculadora gráfica, 21.3 x 87.5 x 180.5 mm, azul / gris
  • Pantalla matriz de 8 líneas con capacidad para mostrar 21 caracteres
  • Memoria interna de 61 Kb RAM con 1,5 MB Flash ROM
  • Perfect Natural V.P.A.M
Nuestro favorito número 3
CASIO FX-CP400 Calculadora gráfica
  • Con su gran pantalla a color de alta definición, la calculadora FX-CP400 permite una mayor comodidad de uso.
  • Mejor visualización de cálculos, gráficos y tablas.
  • Rotación de la pantalla (paso de vista vertical a horizontal).
Nuestro favorito número 4
Texas Instruments TI Nspire CX CAS - Calculadora gráfica (pantalla de 3.2", tecla Touchpad), color negro
  • Pantalla de 3.2", con una resolución de 320 x 240 pixeles
  • Memoria de 100 MB de memoria de almacenaje y 64 MB memoria operativa
  • Capacidad para utilizar imágenes y sobreponer elementos gráficos en la pantalla
Nuestro favorito número 5
Texas Instruments TI-83 Premium CE Python - Calculadora científica color
  • Incorpora el modo examen y el lenguaje Python: ideal para los nuevos programas de liceo general y profesional (a partir del año 2019).
  • Pantalla a color de alta resolución (320 x 240 cm) e inserción de imágenes.
  • Programación en pithon: coloración sintaxica, accesos de teclado y planificación por menús para facilitar el aprendizaje de Python por los alumnos.

Funciones

El primer factor a considerar cuando se quiere comprar una calculadora gráfica son las funciones que es capaz de realizar. Veamos con más detalle los más comunes y requeridos.

  • Cálculos numéricos: son simples operaciones matemáticas, normalmente realizadas por cualquier calculadora, incluso básica o científica. Obviamente, gracias a la pantalla más grande, una calculadora gráfica puede ofrecer un mayor espacio de trabajo y permitirle seguir más de cerca una serie de cálculos más largos y complejos;
  • Funciones 2D o 3D: con una calculadora gráfica, basta con introducir los parámetros necesarios para realizar un estudio de la función de forma rápida y extremadamente precisa y obtener inmediatamente un gráfico. Esta funcionalidad puede ser muy útil no sólo en la escuela secundaria, sino también en la universidad, en todas las facultades que requieren un estudio constante de las matemáticas;
  • Ecuaciones: Las calculadoras gráficas normalmente son capaces de resolver ecuaciones de máximo sexto grado. Esto asegura una buena flexibilidad incluso para niveles avanzados de estudio o enseñanza;
  • Cálculos matriciales: una matriz es una tabla ordenada de elementos, a menudo utilizada para representar objetos matemáticos. Una calculadora gráfica permite establecer, por ejemplo, los parámetros, obteniendo rápidamente la solución;
  • Cálculos financieros y estadísticos: existen diversas fórmulas en el ámbito de las finanzas y la estadística, que normalmente pueden realizarse directamente desde una calculadora gráfica, lo que acelera considerablemente los tiempos de cálculo;
  • Animaciones: algunos modelos avanzados permiten visualizar la representación gráfica de una función no sólo de forma estática, sino también de forma dinámica, añadiendo la dimensión temporal a la visualización gráfica de la función;
  • Estudio de figuras geométricas: algunas calculadoras gráficas también permiten hacer figuras geométricas, ofreciendo una imagen muy precisa que puede ser muy útil para resolver problemas.

Fuente de alimentación

Las calculadoras gráficas deben ser plenamente operativas no sólo durante las sesiones de estudio, sino especialmente durante los exámenes . Esto significa que el sistema de suministro de energía y la autonomía de cada modelo puede tener una influencia decisiva en la elección final de la compra. Hay varias opciones disponibles en el mercado, cada una con sus propias ventajas y desventajas, que analizaremos con más detalle.

  • Baterías alcalinas: muchos modelos requieren el uso de hasta cuatro baterías alcalinas, normalmente del tipo AAA. Estos tienen la ventaja de ser fácilmente reemplazables: todo lo que necesitas es un paquete extra para asegurarte de que no tienes ningún problema en medio de una prueba. Obviamente también hay algunos aspectos negativos, ya que las baterías de este tipo pueden aumentar considerablemente el peso de la calculadora gráfica, y también representan un costo adicional más o menos constante. También es posible utilizar pilas alcalinas recargables, pero éstas pueden tardar entre cuatro y dieciséis horas en cargarse completamente, y por lo tanto pueden no ser la solución ideal para quienes necesitan un cambio rápido de pilas;
  • Batería de iones de litio: estas baterías son similares a las que se utilizan actualmente para la gran mayoría de los dispositivos electrónicos, como los teléfonos inteligentes y las tabletas. Tienen la gran ventaja de que pueden ser recargados un gran número de veces, simplemente requiriendo una conexión USB y asegurando un buen ahorro, especialmente a largo plazo. También son más compactas y ligeras que las pilas alcalinas, teniendo en cuenta que la tecnología ha ido mejorando constantemente el rendimiento de este tipo de productos en los últimos años. Sin embargo, las baterías de litio están sujetas a un desgaste inevitable, lo que hace que los tiempos de carga se alarguen, mientras que la autonomía energética disminuye. Además, si la batería se descarga repentinamente en medio de un examen, sería mucho más complicado recargarla. Por supuesto, sería posible usar un cargador portátil, pero puede que no se le permita usarlo en un aula.

Conexiones

Como hemos mencionado anteriormente, las calculadoras gráficas existen desde hace muchos años, y aunque las funciones generales no han cambiado significativamente con el tiempo, las conexiones disponibles han evolucionado obviamente. En general, de hecho, no hay diferencias sustanciales entre lo que una calculadora producida hace diez o quince años es capaz de hacer, pero los modelos más recientes casi siempre tienen un puerto USB que permite conectar la calculadora a la computadora, un agregado útil especialmente para quienes quieren aprovechar al máximo el potencial de estos dispositivos. Sin embargo, para realizar correctamente esta conexión, se suele requerir el uso de un software dedicado , del que veremos brevemente las posibles funciones.

Software

Algunos de los mayores fabricantes de calculadoras gráficas también proporcionan al usuario software, pero éste no siempre es gratuito y las funciones específicas pueden variar según la marca y el modelo de calculadora elegido. En primer lugar, hay que evaluar la compatibilidad con los diferentes sistemas operativos, aunque como siempre Windows es privilegiado en este sentido, también por el hecho de que es utilizado por prácticamente todos LIM (pizarras interactivas), ahora bastante difundido incluso en las escuelas españanas.

Este tipo de software se utiliza generalmente para instalar nuevas aplicaciones y así añadir varios tipos de funcionalidad a su calculadora gráfica. Aunque este proceso no es tan inmediato como con los modernos dispositivos móviles a los que estamos acostumbrados, todavía hay una comunidad muy activa de programadores que hacen programas que pueden mejorar aún más el rendimiento de la calculadora. Un software de gestión también puede ser útil para guardar capturas de pantalla de la calculadora en tu PC o Mac , una función interesante sobre todo para fines educativos, y para guardar una copia de seguridad de tus datos, evitando el riesgo de perder todo tu trabajo.

Pantalla y teclas

Una de las características más importantes que hay que tener en cuenta para encontrar la calculadora gráfica que mejor se adapte a sus necesidades es la calidad y el tipo de pantalla, así como el teclado, que puede ser más o menos complejo. Estos determinan no sólo los posibles beneficios, sino también el tamaño final del producto. Veámoslos en detalle.

Pantalla

Al ser un dispositivo que suele ser capaz de realizar elaboraciones gráficas, la pantalla es un elemento muy discriminante por la utilidad e intuición de una calculadora gráfica. Los modelos más baratos son generalmente capaces de ofrecer una pantalla en blanco y negro , muy similar a las que se usaban en los viejos aparatos de mano hace varios años. Por lo general no ofrecen una definición muy alta, y remedian la falta de colores a través de símbolos o leyendas que pueden ser más complejos de descifrar, especialmente durante los cálculos complejos donde la diferenciación de colores puede ser extremadamente útil e intuitiva. Sin embargo, las pantallas monocromas tienen la ventaja de utilizar menos energía que las pantallas en color con una mayor resolución, lo que asegura una mayor duración de la batería.

Las pantallas de color , en cambio, facilitan la gestión de gráficos y procesamientos gráficos complejos, donde por ejemplo las imágenes se utilizan como soporte de operaciones matemáticas, gracias al uso de un código fácil de entender e inmediato de descifrar. En particular, puede ser útil en los modelos que también permiten la creación de animaciones, utilizando figuras geométricas en dos o tres dimensiones. Evidentemente, una pantalla en color, retroiluminada y con una definición discreta conduce inevitablemente a una reducida autonomía de la batería , por lo que es necesario tomar las precauciones necesarias durante el examen.

Llaves

Las calculadoras gráficas tienen un teclado real , en parte similar al de las calculadoras científicas, pero con algunas adiciones que pueden dificultar su uso inicialmente. Es importante que el usuario se familiarice con el dispositivo, ya que inicialmente requiere cierta cantidad de ejercicio para comprender cómo funciona. Algunos modelos tienen un número más limitado de claves, pero cada uno de ellos también puede tener tres funciones diferentes , dependiendo del modo utilizado (un poco como los portátiles de última generación).

Por último, hay que tener en cuenta que algunos de los modelos más modernos están equipados con una pantalla mucho más grande con funciones táctiles , lo que reduce enormemente el tamaño del teclado.

En general, es aconsejable orientarse en el modelo más intuitivo para el usuario individual, según sus necesidades.

Dimensiones y peso

La pantalla y el teclado de una calculadora gráfica pueden determinar en gran medida su tamaño. Por lo general son más grandes que las calculadoras normales, o incluso las calculadoras científicas, también debido a los componentes internos más complejos, pero no tanto como para que no sean fáciles de manejar. El grosor del puede alcanzar unos 2 cm , mientras que la altura y la anchura del son de unos 20 y 10 cm respectivamente. El peso del puede variar entre 200 y 600 g , lo que hace que estos dispositivos sean fácilmente transportables. En general, recomendamos que considere las características ofrecidas en lugar de la compacidad, ya que se trata de un producto diseñado para facilitar el estudio y la investigación.

Materiales

La gran mayoría de las calculadoras gráficas del mercado están hechas principalmente de plástico . Muy pocos modelos tienen una carcasa metálica, que puede proporcionar una mayor protección contra golpes y arañazos, pero también aumentar el peso de la calculadora. Por lo tanto, en general, los materiales de construcción no representan un factor discriminatorio fundamental, al menos en lo que respecta a los componentes externos del producto, que lamentablemente son los únicos que pueden ser fácilmente evaluados por el usuario.

Mejores marcas

Hay algunas marcas que han conquistado literalmente el mercado a lo largo de los años, creando productos funcionales, precisos y sobre todo duraderos. Los tres gigantes de la industria son Texas Instruments , Casio y HP , todos muy fiables y en el mercado desde hace varias décadas. Cada una de estas marcas tiene sus propios seguidores fieles, que normalmente vuelven a comprar versiones actualizadas del mismo producto, pero para aquellos que compran una calculadora gráfica por primera vez, les recomendamos que se centren en las funciones que ofrecen los modelos individuales, teniendo en cuenta que cada uno de estos fabricantes ofrece productos de alta calidad.

Precio

Las calculadoras gráficas suelen ser más caras que las calculadoras científicas, pero aún así existen diferentes rangos de precios que pueden satisfacer las necesidades de diferentes tipos de usuarios.

  • Rango económico: de 60 a 110 euros, normalmente tiene una pantalla monocromática de pequeño tamaño. Puede ser adecuado para quienes tienen que afrontar la madurez científica, pero no tienen interés en continuar sus estudios en esa dirección;
  • Gama media: de 110 a 140 euros, muy versátil y llena de diferentes opciones y características, perfecta para aquellos que quieran matricularse en una facultad científica donde el uso de la calculadora gráfica estará a la orden del día. También puede ser adecuado para los profesores de secundaria;
  • Banda alta: más de 140 euros, ofrece pantallas en color con buena resolución, procesadores más potentes, buena memoria interna y muchas operaciones ejecutables. Es adecuado para aquellos que trabajan en niveles muy avanzados y buscan una herramienta que dure en el tiempo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *